Nuestra tradición

El patrimonio del churrasco

Los fundadores de Fogo de Chão crecieron en las típicas granjas del sur de Brasil, es ahí donde aprendieron el arte de preparar el churrasco, que se convertiría en la columna vertebral de nuestra historia.

Los hermanos fundadores abandonaron Río Grande para ir a Río de Janeiro y Sao Paolo, y así poder tener una preparación formal de churrasquería, mientras que al mismo tiempo desarrollaban el concepto de Fogo de Chão.

Este primer restaurante construido de madera y situado en el campo de Porto Alegre surgió de la dedicación a detalle, a la calidad y al cuidado del arte y la tradición de la familia de los fundadores.

Después de ganar fama y buena reputación entre políticos, ejecutivos y celebridades de diferentes partes de Brasil, Fogo de Chão abre una segunda sucursal en Sao Paolo.

A petición de clientes leales, el concepto de Fogo de Chão fue exportado a estados unidos con su primera sede en Dallas, Texas.

1997-2013 este concepto pionero de churrasquería se expandió en Brasil y E.U abriendo 29 sucursales.

2013 justo antes de la Navidad Fogo abrió 3 pisos en la emblemática ciudad de Nueva York.

El equipo culinario ha continuado con la tradición de desarrollar nuevas creaciones de menú, basados en la cocina brasileña que impulsa la experiencia del churrasco. En 2013 se introdujeron nuevos platos de mariscos, ese mismo año surge el concepto de Bar Fogo.

Difusión de nuestra cultura

Gracias a años de arduo trabajo y comprometidos con la excelencia, el equipo de Fogo de Chão ha abierto sucursales en diferentes ciudades de Brasil y Estados Unidos, pero la jornada aún no termina, es por ello que Fogo continua introduciendo nuevos sabores para crear mejores experiencias en el mundo.